×

Tenemos que ser más profundos en la crítica

No podemos seguir con un discurso, que como dice un amigo, satisfaga la subjetividad de la audiencia. Tenemos la responsabilidad de darle más profundidad al público

Tenemos que ser más profundos en la crítica La columna de Marvin Ávila. - Imagen: Deportes TVC.

Estoy de acuerdo que con el batacazo de la Selección de Honduras en la Concacaf Nations League, algo debe ocurrir.

No digo que los federativos no tengan gran responsabilidad. Pero cada que viene una tragedia en el fútbol comenzamos con el discurso: “que las ligas menores, que las canchas, que los directivos”…

Siempre tuvimos las mismas falencias de estructura y fuimos a dos Mundiales, cinco Olimpiadas y un relajo de mundiales menores, aunque no quiero decir ni justificar que se debe seguir haciendo, pero debemos ser más analíticos.

Cuando comenzamos con ese discurso, siento que libramos de responsabilidad a los principales ejecutores: “futbolistas y entrenadores”. A ver, con todo y las carencias de nuestro fútbol, hay jugadores en Francia, España, Portugal, Grecia y la MLS.

Comenzar a decir lo mismo que hemos dicho en 40 años no me queda más que la sensación es que como periodistas o comentaristas de fútbol estamos faltos de análisis y argumentos futbolísticos qué criticar.

Guatemala y El Salvador tienen mucho más dinero y estructura que Honduras, sin embargo, ellos no van ni a mundiales menores, los chapines, en 80 años de fútbol en CONCACAF fueron a un Mundial Sub-20 y lo celebran cada año como su mayor logro en el balompié.

También entiendo que este fútbol camina hacia el colapso, en poco tiempo el talento no ajustará y que pronto tendremos peores resultados que estos si no ponemos las bardas (así es, no barbas) en remojo.

Y vamos a seguir hundiéndonos, está claro, necesitamos muchas cosas más además generaciones como la anterior a esta y si tienen que irse los federativos, que se vayan. Pero también tengamos un poco más de análisis, demos los por qué de las derrotas y no solo pretendamos poner cabezas sobre la mesa.

Cambiemos muchas cosas en nuestro fútbol, pero también nosotros como prensa, analicemos todo, no seamos repetidora de un discurso populista, que la gente quiere escuchar y que nos hace héroes frente a nuestras audiencias.

Cuestionemos a los ejecutores en la cancha pero con argumentos mayores a “no fue bien formado, no puede parar una pelota” porque sí así fuera, ni el Cádiz ni el Burdeos se llevarían futbolistas de la calidad de Choco y Elis; Quioto no fuera tan determinante en el Montreal…

Un like o un retuit por decir lo que la gente quiere escuchar, lo que como dice un buen amigo satisfaga la subjetividad de las personas, sin dar un verdadero argumento futbolístico antes de llegar a la raíz del asunto que estamos atacando desde hace una eternidad, que nunca cambia y que nos mantenemos a flote por la calidad de jugadores que nacen en el país.

Porque muchos de nosotros fuimos formados en escuelas sin estructura, con una mala base y planes educativos obsoletos, pero solo por eso usted no irá a su empresa a decir: “hago mal las cosas porque no me formé, no habían buenos maestros en mi escuela” y si bien, no quiero que los jugadores sean chivos expiatorios, también hagamos que asuman sus responsabilidades.

Las derrotas son algo más que decir “es por el fútbol menor, por las canchas, por la formación”. Hay tomas de decisiones, malas ejecuciones, malas reacciones, mala estrategia y un sinnúmero de elementos que integran un juego de fútbol.

Aprendamos a ser profundos en la crítica.

SIGUE LEYENDO
 

¿TE ANOTAS?